domingo, 24 de abril de 2016

EN BUSCA DE LA MEMORIA. ERIC KANDEL


En busca de la memoria” es el título sugerente, preciso y  precioso de un libro que Eric Kandel publicó en nuestro país en 2007. El autor rastrea su pasado y nos relata su infancia como judío en Viena en los años previos al nazismo, su huída a los Estados Unidos, su formación profesional como psiquiatra y psicoanalista, y su definitivo camino como investigador de los fundamentos biológicos de la memoria. Pero integrada en esta autobiografía el lector puede encontrar una breve historia de la Neurociencia que se desarrolla a lo largo del siglo XX partiendo de los trabajos de Cajal y su descubrimiento de la neurona. Como indica el subtítulo del libro, “El nacimiento de una nueva ciencia de la mente”,  Kandel cuenta de primera mano su trayectoria como investigador junto a los más brillantes científicos que abordaron el estudio de la mente desde un punto de vista celular y molecular, y cómo a lo largo del pasado siglo, se formaron los cimientos para poder estudiar, desde un punto de vista reduccionista, el sustrato biológico de la mente humana. Partiendo de su obsesión por el estudio de las bases bioquímicas de la memoria, y después de encontrar el modelo animal apropiado en la babosa marina Aplysia, llegó a descubrir las primeras pruebas de los cambios químicos que ocurren en el cerebro durante el aprendizaje, cambios que se pueden extrapolar al caso de los mamíferos.
Pero sobre todo, el libro deja la puerta abierta al futuro de esta nueva ciencia y lo que puede suponer para la comprensión integral del ser humano. En sus propias palabras: “[…] la comprensión de la mente humana en términos biológicos se ha transformado en la tarea científica fundamental del siglo XXI”
O, al final del capítulo 27, escribe “La meta es unir el reduccionismo radical, motor de la biología básica, con el empeño humanista por comprender la mente humana, motor de la psiquiatría y el psicoanálisis. Al fin y al cabo, es la misma meta de la ciencia del cerebro: vincular los estudios físicos y biológicos de la naturaleza y sus habitantes con una comprensión de la trama más íntima de la mente y la experiencia humanas.”
En un discurso pronunciado al recibir el Nobel en el año 2000 dijo:
 “Mirando hacia el futuro, nuestra generación científica ha llegado a la conclusión de que la biología de la mente será tan importante en este siglo como lo fue la biología del gen en el siglo XX”. En un sentido más amplio, el estudio biológico de la mente es mucho más que una indagación científica promisoria: es también una empresa humanista de gran importancia. Es un puente entre las ciencias -que se ocupan del mundo natural- y las humanidades que se ocupan del sentido de la experiencia humana. Las ideas que inspire esta nueva síntesis no sólo mejorarán nuestro conocimiento de las perturbaciones psiquiátricas y neurológicas, sino que nos aportarán una comprensión más cabal de nosotros mismos”

En busca de la memoria es un libro muy interesante, con una hábil combinación de recuerdos y reflexiones personales junto a conocimientos procedentes de la neurología, la biología evolutiva, la genética molecular, la biotecnología,  la bioquímica y la psicología. Un recomendable libro que nos permite conocer la vida y la obra de una de las mentes más lúcidas y peculiares de la ciencia actual. Puede que ejerza una influencia enorme sobre la ciencia del presente siglo; el tiempo lo dirá.



martes, 5 de abril de 2016

FRASES DE CINE. LA VIDA DE BRIAN

La vida de Brian es una excelente comedia dirigida en 1979 por Terry Jones con guión de Terry Gilliam, John Cleese, Michael Palin, Graham Chapman, Eric Idle y Terry Jones que contiene una gran cantidad de secuencias con un humor inglés muy afilado. Ya le dediqué una entrada por estar en la lista de mis diez películas preferidas por haber conseguido llenar de carcajadas las salas de cine de principios de los años 80. Aquí les extraigo algunas frases y diálogos a los que le pueden sacar punta.

·         Reg: Bueno, pero aparte del alcantarillado, la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y los baños públicos, ¿qué han hecho los romanos por nosotros?
·         Militante del Frente Popular de Judea: Nos han dado la paz.
·         Reg: ¿La paz? ¡Que te folle un pez!


·         Espectador de Jesucristo: Creo que ha dicho "Bienaventurados los queseros".
·         Espectadora: ¿Por qué precisamente los queseros?
·         Marido de la espectadora: Hombre, no hay que tomarlo literalmente; se refiere a todos los fabricantes de productos lácteos".


·         Jesucristo: Bienaventurados los mansos.
·         Hombre: ¿Han oído eso? Bienaventurados los gansos.
·         Judío: ¿¿Los gansos??
·         Hombre: Sí, por lo visto van a heredar la tierra.



Fanático seguidor de Brian: Tu eres el autentico mesías!!! Lo sé porque yo he seguido a muchos, y entiendo de esto.



Profeta: "Y en verdad os digo, que habrá rumores de que las cosas van mal. Y se producirá una gran confusión entre las gentes. Y nadie sabrá dónde está nada. Y nadie sabrá dónde están... esas cositas que llevan una base de rafia y una especie de correa. En esa hora, el amigo perderá el martillo de su amigo. Y los jóvenes no tendrán ni idea de... de dónde están las cosas que sus padres... que sus padres habían guardado allí la noche antes, a eso de las ocho. Está escrito en el Libro de Amadeo. ¿Alguien lo ha leído?"



 –Quiero ser una mujer. Desde ahora quiero que me llaméis Loretta.
– ¿Por qué quieres ser Loretta, Stan?
–Es que yo quiero ser madre.
–Tú no puedes parir.
– ¡No me oprimas!
–No es que te oprima, Stan. Es que no tienes matriz. ¿Dónde vas a gestar el feto, en un baúl?
–Tengo una idea. Es verdad que él no puede parir, lo que no es culpa de nadie, ni siquiera de los romanos, pero sí contra la opresión.
–Es un símbolo de su lucha contra la realidad. Puede tener derecho a parir. Aunque no tenga matriz, tiene derecho a ser madre.
–Buena idea. Lucharemos contra el opresor por tu derecho a parir hijos, hermano. Digo… hermana.
– ¿Y eso de qué sirve? ¿De qué sirve defender su derecho a parir si no puede parir?
–Es un símbolo de nuestra lucha








lunes, 4 de abril de 2016

FACTORES CLAVE EN EL ORIGEN DE LA MENTE

“En lo futuro, veo ancho campo para investigaciones mucho más importantes. La sicología se basará seguramente sobre los cimientos, bien echados ya por Mr. Herbert Spencer, de la necesaria adquisición gradual de cada una de las facultades y aptitudes mentales. Y se arrojará mucha luz sobre el origen del hombre y sobre su historia”   
                                                                                    CHARLES DARWIN, El origen de las especies


Darwin debería ser considerado el padre de la psicología. Cualquier tratado de Psicología general debería empezar con un capítulo dedicado a la Zoología desde un punto de vista evolucionista. Cómo los animales, desde las esponjas y las medusas, hasta nuestros parientes más próximos,  los chimpancés, consiguieron superar sus retos para sobrevivir, iluminaría nuestra mirada sobre la mente humana, que ha sido la herramienta principal para solucionar nuestros problemas como especie.
Los procesos de selección natural y selección sexual propuestos por Charles Darwin son imprescindibles para entender cómo pudo surgir un animal tan peculiar como el Homo sapiens capaz de transformar el planeta en el que habita. No digo que sea suficiente, pero entender el origen evolutivo de la humanidad proporciona el punto de partida adecuado para la comprensión de la naturaleza humana. Además esta idea abre el campo a una nueva biología que postula que la mente es un proceso biológico que, con el tiempo, pueda explicarse en términos de mecanismos moleculares y celulares que ocurren en el cerebro.

En el proceso de hominización  producido en los últimos 5-6 millones de años se pueden destacar diversos factores que favorecieron el progresivo aumento del cerebro, su reorganización interna y la consiguiente aparición de la mente humana. Algunos de estos factores serían la consecuencia, y no la causa del aumento inicial del cerebro, pero posteriormente favorecieron una presión selectiva hacia la adquisición de cerebros más grandes; por tanto pueden considerarse como agentes que interactúan y convergen hacia el objetivo común que es el aumento de la complejidad mental que supone mayores posibilidades de supervivencia. Intentaré resumir algunos de estos factores:

-Posición bípeda, mano prensil y capacidad de representación central del espacio donde se desenvuelve. Modificación de la pelvis disminuyendo la anchura del canal del parto, lo que hará que las crías nazcan poco desarrolladas. Elaboración de herramientas de un modo planificado por un cerebro capaz de imaginar situaciones no experimentadas directamente. Transmisión de las capacidades aprendidas a la descendencia. Aparato fonador apropiado para un lenguaje rudimentario
-Vida familiar monógama que evitaba las tensiones entre los machos que producía la poligamia. En una estepa donde no existía la riqueza de alimentos de la selva, la monogamia permitió salir a cazar sin tener que gastar muchos recursos para la protección de las hembras y las crías frente a los rivales.  
-Incremento de la inversión parental provocado por el aumento del periodo en que las crías están indefensas y necesitadas de aprendizaje. Esto conlleva un cuidado de la prole muy exigente y durante mucho tiempo que necesitará de parejas estables durante el periodo de dependencia infantil. El aumento del cerebro permite la elevada capacidad de memoria y de aprendizaje que crecerá de manera extraordinaria, lo que implica la reducción de la importancia de los instintos. Las habilidades aprendidas se enseñarán a la descendencia y al resto de los integrantes del grupo.
-Creación de grupos sociales amplios necesarios para protegerse de los predadores, así como aumentar la eficacia en la caza y en la recolección de comida, que iría permitiendo una dieta rica en calorías para alimentar un cerebro caro desde el punto de vista metabólico.
-Control del fuego que amplió extraordinariamente las posibilidades alimenticias y la defensa de presas y condiciones adversas. Paulatinamente fue enriqueciéndose el tipo de relaciones sociales, la división del trabajo y la cooperación en la caza gracias a un lenguaje cada vez más complejo.
-La cooperación y el desarrollo de aptitudes sociales que se requieren para sobrevivir en grupos que desarrollan numerosas actividades con objetivos comunes. Para ello no se debería engañar con la mirada, lo que favorecería una esclerótica visible (blanco de los ojos), nada habitual en otros primates. Esto impulsaría desafíos cognitivos diferentes a los de la competencia como la capacidad de comprender los estados mentales de los demás (teoría de la mente).Entender que los demás tienen creencias y deseos y poder formular conjeturas sobre las intenciones de los demás es una capacidad innata de nuestro cerebro que nos diferencia del resto de especies y que se tuvo que desarrollar a los largo de nuestro proceso evolutivo.
-Desarrollo de un aparato cognitivo que le permite encontrar regularidades en el mundo real y que le sirven para controlar y dominar su espacio. Enriquecimiento de un lenguaje cada vez más abstracto que le permite realizar generalizaciones y asociaciones causales. Posibilita la formulación de teorías sobre el funcionamiento de la naturaleza que aumentan su eficacia para adaptarse a su entorno, así como aumentan las habilidades para el flirteo y la búsqueda de alianzas para conquistar parcelas de poder. Inicio del sedentarismo y abandono de la vida nómada. Incremento de la sociabilidad, aparición de la cultura con la transmisión de las primeras normas científicas,  éticas, religiosas, y artísticas.

Todos estos procesos se activaron de manera continua y reciproca, beneficiándose unos a otros. Estos progresos suponen pequeños cambios cuantitativos que van acumulando ventajas en su lucha por la supervivencia y  acabarán suponiendo características que, con el paso de las generaciones, pueden considerarse saltos cualitativos. Pero es el extraordinario desarrollo del sistema nervioso central y su capacidad para generar un lenguaje simbólico lo que proporcionará una mente que le distinguirá del resto de animales. El cerebro,  más que los demás órganos del cuerpo, sirve al individuo para adaptarse al medio y se enfrentó continuamente a la selección de cada mejora.

A partir de aquí, la evolución cultural añadiría elementos nuevos a la evolución biológica. Ambas operan conjuntamente, se complementan y se alimentan mutuamente. Entre los factores nuevos aportados por la evolución cultural resaltaré algunos: 
Los logros de la actividad médica permiten curar enfermedades y evitan que los genes responsables de las mismas sean eliminados por la selección natural. Incluso en la actualidad se está asistiendo a la manipulación directa del material genético de la especie.
La sexualidad se desliga de la reproducción y el humano es el único ser vivo que adquiere un control activo sobre la natalidad. Con independencia de los recursos disponibles para mantener a la descendencia, pueden evitar la transmisión de genes a la descendencia.  El concepto de anticoncepción es impensable en otra especie.
El ser humano ha adquirido un control sobre las condiciones del entorno haciendo que sea éste el que se adecue a las necesidades del hombre y no al revés. Prácticamente todo el planeta ha sido modificado por instituciones culturales humanas a través de sofisticadas tecnologías.

Las novedades culturales son producto de una memoria compartida acumulada durante siglos mediante registros exteriores al cerebro y pueden ser transmitidas, no sólo a los miembros de su grupo sino a los de los humanos de cualquier lugar de una forma cada vez más rápida y eficaz hasta llegar a la universalización actual en el que todos los humanos están conectados a través de Internet.

jueves, 17 de marzo de 2016

UN DÍA GRIS

Me gustan estos días húmedos, sin sol. Es mediodía y nadie parece tener prisa. Un aura de invierno deja una débil lluvia que no llega a mojarte. Una luz pálida y silenciosa se derrama sobre calles medio vacías. El frío, desnudo,  cae con calma sobre el cristal de unos coches inmóviles. Nada se mueve,  se oye el suave silencio de las hojas. Un gato cruza la acera, indiferente, tranquilo, ajeno. Una dulce paz llena el aire. Respiro, sonrío. Camino y me siento cómodamente solo.

martes, 15 de marzo de 2016

ESCENAS NO OLVIDADAS

No parece servir de nada contar batallas desde el centro de mi memoria. Canciones pegadas en el fondo de mis entrañas suelen inundar ahora programas de televisión donde se pretende viajar a tiempos pasados recordando sus músicas. El tiempo aún no se ha amontonado en el interior de mi cerebro y éste todavía consigue distinguir las etapas que me han llevado hasta aquí. Melodías asociadas a mi madre mientras me bañaba en un barreño de agua caliente la noche de los sábados. Tiempo definitivamente perdido. Patinetes, cromos, trompas, bicicletas, pero sobre todo balones. Flechas, pedradas, cabañas, acequias y mosquitos, pero sobre todo el mar. Bailes adolescentes, orquestas a la luz de la luna, viajes a islas en busca del paraíso. Fiestas que se fundían con las olas de la madrugada. Lágrimas, orgullo, heridas, miedos, generosidad derramada. Dolor por la belleza malgastada. Largas carreteras, ciudades iluminadas bajo una noche de fuegos artificiales. Pasiones silenciosas, inocentes conquistas, aventuras arriesgadas, antiguas amistades.  Épocas donde llevaba la ilusión tatuada en el rostro y aún me sentía dueño de mis sueños. Piel salada, tostada, besada, acariciada por el aire mediterráneo. Uno podría construir un álbum autobiográfico con esas escenas que no has olvidado porque aparecen atadas a esas viejas canciones.
Recorrer tu pasado con la música puede parecer inútil, pero cuando intentas retroceder varias décadas, puedes llegar a sentir un latigazo en forma de canción que te electrocute durante unos segundos.

lunes, 7 de marzo de 2016

REPRODUCCIÓN SEXUAL Y MUERTE

La muerte no es consustancial a la vida, sino a la reproducción sexual.  Durante más de 2500 millones de años, la vida fue un proceso bioquímico cuya forma de perpetuarse en el tiempo era mediante una división celular en la cual una célula se transforma en dos células hijas idénticas, recién formadas e igual de recién nacidas. Aunque algunas de ellas desaparezcan, no tiene sentido hablar de muerte alguna, como no hablamos de muerte cuando un animal pierde una parte de su cuerpo.
Hace unos 1000 millones de años surge un nuevo modo de conquistar el espacio y el tiempo; algunos organismos se han vuelto pluricelulares y complejos y en ellos se ha especializado un grupo de células germinales responsables de transmitir los genes a la siguiente generación. Dos de estas células, de distinto sexo, estarán condenadas a buscarse y a entenderse, se fusionarán y continuarán en el teatro de la vida. El resto del organismo, formado por las células somáticas, tiene la única función de asegurar la misión de las células germinales o gametos. Una gallina es la estructura que un huevo aprovecha para originar otros huevos. La estrategia triunfó porque permitió a los seres vivos tener dos copias de cada gen y una diversidad que los hacía resistir en ambientes cambiantes; ofrecía a estos seres pluricelulares una variedad de mecanismos que resultaron útiles en la lucha por la supervivencia. Pero el cuerpo, auténtico vehículo de las células germinales, no tiene ninguna importancia en el sentido evolutivo y puesto que es costoso su mantenimiento metabólico, si no ha sido destruido por una presa, degenera y muere cuando ha pasado un tiempo prudente en el cual se supone que ya ha cumplido su cometido.
No creo que esta cuestión les importe a los pinos, mosquitos o ratones, pero los humanos han sido capaces de captar su fugacidad en este mundo y no aceptan el truco de la vida, no encajan con agrado su finitud. Su extraordinaria complejidad neuronal les proporcionó una conciencia y durante muchas generaciones, ha sido la mejor arma para dominar todos los ecosistemas donde se ha instalado, pero también les ha ocasionado grandes dosis de angustia y sufrimiento. Por eso el hombre busca a Dios, o lo rechaza cuando se enfada porque no encuentra consuelo ante tanta soledad. Usa su cerebro para encontrar la lógica de lo viviente y la armonía de los mundos, pero la muerte continua pareciéndole injusta y no se conforma con el sinsentido de su existencia. Su papel como mero intermediario de instrucciones genéticas hacia el futuro, como un simple transportador de paquetes de genes de su especie no es fácil de asimilar. Diseminar por el espacio y por el tiempo un mensaje bioquímico que está oculto en el interior de las células germinales, ésta es la estrategia que usan todos los organismos con reproducción sexual que habitan en este planeta que danza por un universo totalmente indiferente.
Durante el tiempo finito que dispone, el humano busca las más variadas formas de entretenimiento para controlar sus miedos, se intenta organizar socialmente como puede, persigue refugios donde abrazarse con seguridad y ternura a un compañero de viaje y abusa como un gran experto en el arte del autoengaño inventando toda clase de ficciones para aplacar su vacío y creerse libre y especial. Pero aunque su cerebro proporcione una extraordinaria flexibilidad donde caben excepciones para todos los gustos, nuestra condición animal grita desde el fondo de nuestras células.

Por eso, la mayoría de los conflictos humanos derivan de nuestro papel como guardianes de nuestros gametos y de la desesperación que supone entender que nuestro tiempo está tasado. Nuestras pasiones sexuales y nuestra insignificancia frente a la muerte. De ahí que Woody Allen, gran experto en el uso del lenguaje, acertó en su frase, “en el fondo, todos estamos detrás de la chica y con miedo a morirnos”, que ya cité en mi entrada sobre la selección sexual y que pueden leer aquí.

domingo, 21 de febrero de 2016

CIORAN. ESE MALDITO YO

Ya escribí hace años una entrada con algunos aforismos del escritor rumano E. M. Cioran. En este enlace pueden acceder a ella. Aquí dejo otras muestras de su genio, de su capacidad de sintetizar en pocas palabras complejas perplejidades de su atormentada mente. Pesimista radical, es capaz de provocar sugerentes interrogantes en cada uno de sus aforismos con precisión y crudeza. Lúcido, desesperado, irónico, cínico, desquiciado. Las citas que muestro pertenecen a su libro “Ese maldito yo”.

El hombre es libre, salvo en lo que posee de más profundo. En la superficie, hace lo que quiere; en sus capas más oscuras, “voluntad” es un vocablo carente de sentido.

En el límite de la noche. Nadie ya, sólo la irrupción de los minutos. Cada uno de ellos fingiendo acompañarnos y esfumándose luego – deserción tras deserción.

Habría que estar tan poco al corriente de todo como un ángel o un subnormal para creer que la calaverada humana puede acabar bien.

Toda vida es la historia de un hundimiento. Si las biografías son tan cautivadoras, es porque los héroes, al igual que los cobardes, se fatigan innovando en el arte de besar el suelo.

Si no quieres sucumbir a la rabia, deja tranquila tu memoria, renuncia a hurgar en ella.

Lo que sé arruina lo que deseo.

Hay algo de charlatán en todo aquel que triunfa, sea en la materia que sea.

Asombrosa falta de necesidad: la Vida, improvisación, fantasía de la materia, química efímera.

No vengarnos sólo nos halaga a medias, puesto que no sabremos nunca si nuestro comportamiento no ha sido dictado por la nobleza o por el amilanamiento.

Entre la exigencia de ser claro y la tentación de ser oscuro, imposible decidir cuál merece mayor consideración.