martes, 31 de octubre de 2017

HOMO DEUS. Yuval Noah Harari


Aunque ya hace tiempo que leí el libro Homo Deus de Yuval Noah Harari, continúan revoloteando en mi cerebro algunas de las ideas que allí expone este historiador israelí. Simplemente me voy a limitar a recomendar este importante ensayo donde se analizan las consecuencias de los extraordinarios avances de la biotecnología y la inteligencia artificial.
Antes de acabar este siglo puede producirse la mayor revolución de la historia de esta especie que comenzó su andadura hace casi 100.000 años y que puede dar un salto cualitativo en la concepción de la mente y en la comprensión de la esencia del ser humano. Una inquietante invitación a la reflexión sobre la naturaleza del hombre y el futuro que puede depararle a las próximas, y quien sabe si últimas, generaciones de Homo sapiens.


domingo, 17 de septiembre de 2017

SENSACIONES

El suave y limpio tacto de las sábanas de la infancia. El sonido de un grillo incrustado en medio de la serenidad de una noche estival. El entusiasmo adolescente con que se afronta una mañana de excursión con amigos. La sal de la mar pegada a tu piel. La luz de la luna iluminando tu mejor noche. La profunda humedad de la boca de aquella guapísima joven. El erotismo desbordante en la mirada de aquel baile. La extraña visión de la cara de tu amante que se embellece por el líquido vidrioso de sus lágrimas satisfechas. La ilusión frente a la próxima película que pueda abrirte el mundo. El roce en la mejilla de la débil lluvia de un día gris de otoño. Unas relajantes risas de sobremesa que ignoran por completo todos los miedos. Correr detrás del culo desnudo de un hijo tuyo. 

Estas y otras sensaciones parecidas se reunirán un día en un punto del cerebro para ser transportados a un soporte digital y alcanzar así la inmortalidad. O puede que eso no pase nunca y se pierdan para siempre; en este caso, estas palabras serán lo único que quede de aquellas sensaciones que una vez  tuvieron lugar en la mente de un hombre ilusionado e inocente.


jueves, 31 de agosto de 2017

NOCHES DE AGOSTO

Mientras la Tierra viaja atada al Sistema Solar surcando el infinito, aquí, en las costas mediterráneas todavía se ha podido disfrutar de la plácida belleza de una noche de agosto. Como cada año, hay escenas que se repiten a lo largo de las décadas, y en cualquier verbena se ha visto a  una pareja de jubilados bailando un bolero entregados a su oxidado amor. Una pareja de jóvenes amantes abandonan la plaza del pueblo para descubrir la esencia del mundo en el interior de un coche. Una hermosa niña practica delante de la orquesta un gracioso baile de la canción del verano mientras un inocente de cuatro años, en brazos de su padre,  graba en su memoria el perfume de esa noche. Si te has tumbado  boca arriba en la arena de la playa habrás podido deleitarte contemplando una lluvia de estrellas con un pasodoble de fondo musical. En plena revolución digital, los jóvenes todavía pueden escuchar la melodía inconfundible de Paquito el Chocolatero mientras saborean una leche merengada y persiguen con la mirada a la adolescente que baila con su abuelo en el centro de la plaza. Cualquier puerto emite un olor salado que  le recuerda a un anciano aquel barco que no cogió. En cualquier paseo marítimo, puedes cruzarte con una revuelta de hormonas adolescentes con el móvil en la mano retando al futuro; pero también con un inteligente ingeniero de mediana edad que no ve una digna salida a su vida cuando la música le hace recordar amores pretéritos y  sueños rotos de juventud. En un chiringuito frente al mar, un grupo de antiguos jóvenes recuerdan sus secretos inconfesables de adolescencia y ríen y mienten con el gin-tonic en la mano.


Como cada verano, la brisa del mar te ofrece serenos placeres y acude a rescatarte renovando el aire que respiras, por eso estas noches mediterráneas tienen un valor incalculable, y  conviene tener en cuenta  que la flecha del tiempo solo viaja en una dirección. En ninguna otra época del año el cerebro se vuelve tan sensible a la importancia de la búsqueda de la felicidad como en estos últimos días de vacaciones. Sientes nostalgia por los días que han ido cayendo sin remedio. Se acerca septiembre y te das cuenta de la calidad y la serenidad de estas  espléndidas noches de agosto. Cada uno sabrá si ha sido capaz de vivirlas como se merecían.

jueves, 6 de julio de 2017

Cita de Cioran. Breviario de podredumbre

La imaginación concibe sin esfuerzo un porvenir en el que los hombres gritarán a coro: «Somos los últimos: cansados del futuro, y aún más de nosotros mismos, hemos exprimido el jugo de la tierra y despojado los cielos. Ni la materia ni el espíritu pueden seguir alimentando nuestros sueños: este universo está tan seco como nuestros corazones. Ya no hay sustancia en ninguna parte: nuestros antepasados nos legaron su alma harapienta y su médula carcomida. La aventura toca a su fin; la conciencia expira; nuestros cantos se han desvanecido; ¡he aquí que ya luce el sol de los moribundos!».

Cioran, E. M.. Breviario de podredumbre . 

TODO PARA NADA

TODO   PARA   NADA

domingo, 25 de junio de 2017

UNA CERTEZA Y UN MISTERIO

Tengo una certeza que me permite entender la esencia de la vida y que constituye una sólida base para construir el conjunto de conocimientos y opiniones que tengo sobre la naturaleza del ser humano y su lugar en el mundo. Esta certeza es la  idea derivada de la teoría darwiniana de la evolución según la cual el hombre es un animal como los demás que se ha forjado tras millones de años de peripecias evolutivas  sometidas a selección natural.

Con este punto de partida es más fácil entender la importancia del sexo y de la selección de pareja en el comportamiento humano de cualquier tiempo y de cualquier lugar, los potente lazos sentimentales  en la familia y no en la tribu, la búsqueda de notoriedad dentro del grupo para mejorar los recursos y la mezcla de egoísmo  y cooperación con que el cerebro humano logra gestionar las necesidades que tiene como animal.  Pueden buscar excepciones, pero el potente apego entre una madre y su hijo solo es explicable admitiendo una naturaleza humana con fuertes raíces en su pasado evolutivo. También así comprendo mejor el importante papel del padre en la crianza o la hondura del sentimiento amoroso y de todos los vínculos de sangre.

Como los demás animales somos arrojados al mundo sin ningún derecho natural y es la cooperación entre individuos y la necesidad de la defensa social la que nos obliga a cumplir unos deberes y nos permite reclamar unos derechos que mejoren nuestro bienestar.

Nuestra aventura evolutiva nos llevó a un aumento de la inteligencia gracias a una extraordinaria complejidad cerebral que hizo posible la aparición de  sociedades donde la esperanza y la calidad de vida se incrementaron notablemente, lo cual  deberíamos  reconocer  y agradecer. Esta complejidad cerebral, trajo consigo la aparición  de un  sentimiento religioso  que aliviara la soledad y la angustia frente a la furia de una naturaleza que lucha desprovista de sentido. Así surgieron líderes que con su charlatanería prometían incluir al clan en un plan cósmico, proporcionando también unidad y estabilidad en grupos  cada  más amplios que resistieron mejor el paso del tiempo. Hasta que apareció  la ciencia,  que con su método permite extraer información y orden del entorno de manera eficaz, y veraz, y  ha logrado desarmar al hombre frente a un ambiente cruel y un universo ciego y sin propósito. La ciencia no encuentra ninguna finalidad y avanza inestable con tecnologías ajenas al futuro.

Pero también tengo un misterio.¿Qué necesidad había de que la materia se transformara en conciencia y reflexionara sobre sí misma? ¿Por qué el hombre tiene que sufrir ante la llegada de la muerte y el retorno al abismo de la nada? ¿Por qué tanto dolor y tanta angustia en su lucha por la supervivencia? Los filósofos siempre se han preguntado de manera precisa: ¿por qué el ser y no la nada? Puede que exista un enigma que no tenga nada que ver con la tecnología porque no tiene nada que ver con la materia. Puede que ese enigma suponga el único hilo que nos mantenga atados a Dios.


Tengo la certeza de que la evolución de la materia es un hecho pero  es un misterio el porqué esta materia se ha hecho sensible y consciente.

domingo, 28 de mayo de 2017

UN DÍA APACIBLE

Un estupendo y soleado día de primavera se asoma ya a la ventana y te invita  a un despertar lento. Erik Satie y su piano despacioso se confunden con el aroma del café y de una magdalena recién salida del horno. Sin prisas leo el periódico. Sin prisas acudo al supermercado para preparar el fin de semana que queda por delante. Una terraza y unas cervezas junto al mediterráneo mientras contemplo el juego distraído de mis hijos. Un exquisito plato de arroz frente al mar.
La lectura de un libro y un extenso paseo por una playa todavía fuera de temporada. Más juegos en una tarde larga de un sábado. Una ducha y el aroma anisado de un paisaje reconocible preceden a una cena delicada y ligera. Una copa en un local con encanto y una música de jazz. Una conversación interesante. Una luz adecuada y buenas noches. Con suerte, incluso podré sumergirme en un sueño extraño que me haga descender a los más profundos rincones del inconsciente.
No es fácil que uno pueda aún encontrarse con uno de estos relajados días de mayo por los que merece la pena seguir. Yo todavía puedo imaginarlos. Un día estilizado y apacible.