jueves, 24 de febrero de 2011

MOMENTOS DE CINE. Cinema paradiso.


CINEMA PARADISO. Guiseppe Tornatore (1988)


"Este pueblo está maldito. ¡Vete!, vete y no vuelvas nunca. Y si algún día te gana la nostalgia y regresas… No me busques. No toques a mi puerta porque no te abriré. Busca algo que te guste y hazlo, ámalo como amabas de niño la cabina del Cinema Paradiso. Desde hoy, ya no quiero oírte hablar; ahora, quiero oír hablar de ti…".

Dentro del cine italiano se encuentran muchos de los títulos memorables del séptimo arte; pero voy a destacar éste que rodó en 1988 Giuseppe Tornatore: Cinema Paradiso, ganador del Oscar a la mejor película de habla no inglesa.
Todo un esplendido y maravilloso homenaje al cine. Al cine y a las salas de cine de otros tiempos. A unas desaparecidas salas de cine de la época del Hollywood dorado que alimentaron los sueños de varias generaciones de todo el mundo.

Totó es un niño de un pequeño pueblo de Italia que perdió a su padre en cualquier batalla. Alfredo (inmenso Philippe Noiret) es el proyeccionista de la sala de cine. No tiene hijos, pero sí bondad y humanidad para ayudar y enseñar a Totó sobre su oficio y sobre la vida.
El travieso y despierto muchacho irá creciendo y se enamorará del cine, de la vida y de Elena.


El tiempo fluye y se desplaza desde la inocencia del niño a la fuerza de las pasiones adolescentes, desde la búsqueda de felicidad de la juventud a la serenidad nostálgica de la madurez.

La sala Paradiso es testigo de la vida social y del sentir de todo el pueblo, de sus inquietudes y sus miserias. La realidad y la ficción juntas en esta sala rebosante de humanidad fascinada por la ilusión del cine. Silvana Mangano, Vittorio Gasman, Brigitte Bardot, Charlot, Clark Gable….. Un cura, unos adolescentes con granos, un señor que ronca, un bromista pesado, unas madres italianas que sobreviven a la pobreza con la mayor dignidad posible……. .

Es un canto a la capacidad de soñar de los niños, un viaje a las emociones que uno alberga cuando es un inocente. Un recorrido por las esperanzas que uno abraza para intentar escapar de su entorno y volar con su imaginación hacia lugares preñados de felicidad. El amor sin condiciones, la amistad, la capacidad de algunos seres humanos para ayudar a alguien a que aproveche las oportunidades que uno no tuvo… la nostalgia de un pasado irrecuperable…..,

Y….. todo esto con una banda sonora de Ennio y Andrea Morricone imposible de mejorar. No tengo palabras para expresar el torrente de emociones que despiertan estas melodías unidas a las imágenes de Tornatore. En opinión de quien les escribe, estamos ante una de las mejores bandas sonoras de todos los tiempos. Por esto merece hablar de ella más adelante.

Si alguien no ha visto esta película y decide verla por lo que está leyendo en estos momentos, ya habrá valido la pena escribir estas líneas. A ese alguien le sugiero que vea la película y disfrute, con un pañuelo, el final del film; uno de los momentos mas brillantes, entrañables y tiernos que se han visto nunca. Un autentico prodigio de magia y emoción pura, una muestra sorprendente de lo que es capaz de provocar este maravilloso regalo que es el cine.

8 comentarios:

  1. Está en lo cierto, una película realmente sobrecogedora, donde se demuestra que la felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace. Un saludo de un paisano tuyo, gran blog!!!

    ResponderEliminar
  2. me alegro de que te haya gustado la peli y el blog; esto me anima a seguir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me encanto la manera en que la describes, y efectivamente podríamos asegurar tan solo que el final de esta cinta podría catalogarse como uno de los mejores finales del cine de todos los tiempos, inigualable!! saludos

    ResponderEliminar
  4. Necesité varios pañuelos. Está entre mis "top ten". Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  5. Encontré este recuerdo, hace días pienso en ese diálogo, lo dediqué hace tiempo a mi hermano y hoy se lo dedico a una amiga, me emociona cada vez que veo la película o escucho la música, en una radio, en la calle o en cualquier lugar me detengo para contener la emoción que me genera

    ResponderEliminar
  6. Hace muchos años que quise verla, pero ahora entiendo, por que no la veia, ya que nos trae recuerdo del pasado, de lo que pudo ser y no fue, esa frase !maldito Aldredo!. Todos tenemos un Alfredo que afecto nuestras vidas, pero mejor es hacer lo que se hizo en esa película, dinamitar el lugar que no nos trae pensamientos nostalgicos del pasado. La vida es nuestro presente, vivanlo a concho, en fe y con Dios presente.

    ResponderEliminar
  7. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17)
    "Este pueblo está maldito. ¡Vete!, vete y no vuelvas nunca. Y si algún día te gana la nostalgia y regresas… No me busques. No toques a mi puerta porque no te abriré. Busca algo que te guste y hazlo, ámalo como amabas de niño ..... Desde hoy, ya no quiero oírte hablar; ahora, quiero oír hablar de ti…" !Maldito Aldredo!

    ResponderEliminar
  8. Es una excelente pelicula no dejen de verla y varias veces tiene detalles qué hay que descubrir costumbres del sur de Italia de alta conmoción

    ResponderEliminar