sábado, 29 de noviembre de 2014

FRASES DE CINE (I). SIN PERDÓN.

Quien no haya visto la película, le aconsejo que la vea antes de continuar leyendo.





William Munny (Clint Eastwood) se acerca a un local donde han colocado el cadáver de su amigo Ned (Morgan Freeman) en la entrada. Lluvia intensa y tormenta en una noche oscura. Clint interrumpe la fiesta del interior.


--¿Quién es el dueño de esta pocilga?

El villano Daggett (Gene Hackman) contesta después del disparo que deja en el suelo al dueño del local:

- Es usted un miserable y cobarde hijo de perra. Ha matado a un hombre desarmado.
- Pues debió haberse armado cuando decidió decorar su salón con mi amigo.
- Es usted William Munny de Missouri, el asesino de niños y mujeres.
- Así es. He matado a mujeres y niños, he matado a todo aquello que tuviera piernas y se moviera .Y esta noche he venido a matarle a usted, por lo que ha hecho a Ned.


Después de un tiroteo, donde mueren varios hombres advierte:

"Si alguien quiere seguir vivo, será mejor que se largue

"Ahora voy a salir, si veo a algún cabrón ahí fuera, le mataré, y si se le ocurre dispararme, no solo le mataré a él, sino que mataré a su mujer, a todos sus amigos, y quemaré su maldita casa, ¿Me habéis oído? 

Ya desde su caballo, bajo la lluvia, antes de irse.

"Deberíais enterrar a Ned como dios manda... y como alguno de vosotros vuelva a maltratar a otra puta, volveré aquí y os mataré a todos, malditos hijos de perra".



NADA

Con la ciencia, la mente humana ha sido capaz de dominar el planeta, pero se ha llenado de angustia y de miedos. Descartados los milagros y desconectado de los dioses se ha dado cuenta de que el camino del tiempo es de dirección única y conduce inexorablemente a la nada.

lunes, 17 de noviembre de 2014

MADRE

No existe una relación más contundente, incondicional y necesaria que el amor recíproco entre una madre y su hijo; y no sé si el futuro será capaz de prescindir de su papel como ama de casa en su sentido más absoluto.
Sin importar su oficio o su status social, la madre es la que encuentra el jarabe apropiado o el termómetro, la que sabe donde se encuentran los zapatos o el azúcar. La que primero oye el sollozo en medio de la noche y acude a ofrecer consuelo y a calmar el miedo con la ternura de un beso. La que derrocha generosidad y esfuerzo cuando la necesitamos sin pedir explicaciones ni esperar recompensa alguna. La que nos defendió a pesar de nuestros errores y sirvió de refugio ante nuestras derrotas. La que tantas veces nos dobló las camisas en la maleta en nuestros innumerables viajes y nos esperó con el abrazo más sincero y abierto. Nuestros gustos al comer se forjaron con sus excelentes guisos, que son una muestra más de su autentica sabiduría. A ella acudimos si nuestro estado de ánimo decae, si le hace falta un arreglo al pantalón, si hay que quitar alguna mancha o si se ha estropeado el frigorífico.


Será que la naturaleza les ha dotado con pocos óvulos y poca capacidad para generar una prole numerosa que les ha proporcionado una capacidad para cuidar con un amor infinito a su descendencia. El estilo y la paciencia con que nos entendió y nos ofreció su cariño son diferentes a lo que ofrece el género masculino. Y por esto la admiración y la defensa que la mayoría de los hombres muestran hacia su madre. Y por esto hay pocos conflictos más desgarradores que los que provocan el distanciamiento sentimental con ella. Y por esto, a la mayoría de humanos nos suele molestar tanto que alguien cuestione la dignidad y el respeto que merece la madre que nos parió. 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

DETERMINISMO

Puede que solamente sea una preferencia estética. Soy partidario de un determinismo donde no existe el azar en el Universo. Su evolución es el despliegue de un algoritmo donde todo viene determinado por sus condiciones iniciales. Un Universo cerrado, sin incertidumbre intrínseca, que no puede inventarse a medida que va acumulando accidentes. Aunque nuestro planeta parezca danzar en un caos sin ninguna finalidad, en realidad, orbita integrado en la Razón del Cosmos.

No entiendo como el azar que se observa en las mediciones cuánticas puede afectar al desarrollo de los fenómenos macroscópicos que la mente humana es capaz de aprehender. No soy capaz de imaginar un Universo abierto cuyo futuro dependa de acontecimientos estocásticos actuales y cuya evolución sea una narración sin un final determinado. Puede que solamente sea una preferencia estética.