sábado, 28 de enero de 2017

UN SUEÑO


Esta mañana me he despertado sin prisas. Todavía retenía un sueño en los labios. Una cara conocida, hermosa, serena, limpia. Sus gestos, suaves, silenciosos, de una generosidad inverosímil, de una bondad idílica. Un cuerpo menudo y perfectamente acabado sale de la ducha, se cubre con una toalla y pasea su espléndida piel a pocos metros de mi mirada. Una boca inocente y húmeda se acerca y conecta. Un beso explosivo y profundo, entregado y cómplice. Aparece la conciencia, flotando. El beso, podría ser el título del sueño, un sueño con forma de mujer procedente de misteriosas combinaciones fundidas en el inconsciente. El recuerdo me comprime el tórax de puro placer. Permanezco en la cama intentando rescatar la experiencia, atraparla. Hago un esfuerzo para evitar que estos fragmentos del sueño se diluyan con el paso de los minutos; no quiero que desaparezcan de mi memoria. Por esto, para sacarlos de mi cerebro he querido escribirlos, pero es imposible describirlos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada